Jardín del Príncipe

TERRENO

Tierra en su mayor parte. También hay paseos de asfalto.

PERFIL

Prácticamente plano. +/- 10 metros.

TEMPERATURA MEDIA

-

SUPERFICIE/PERÍMETRO ÚTIL

150 hectáreas / 5 kms.

Un poco de historia:

Durante el siglo XVIII los Reyes de España enriquecieron el Real Sitio de Aranjuez con renovaciones y obras nuevas. El Jardín del Príncipe fue creado por Carlos IV, siendo todavía  Príncipe de Asturias y lo concluyó siendo rey, entre 1789 y 1808. Es un jardín paisajista que sigue la moda inglesa y francesa a finales del siglo XVIII. Sin embargo, en él se integran elementos de épocas anteriores, como la Huerta de la Primavera y el embarcadero de Fernando VI.

Está situado entre el río Tajo y la Calle de la Reina, es el más extenso de todos los de Aranjuez, con un perímetro de 7 km y una extensión de 150 hectáreas de extensión, de las cuales sólo son visitables aproximadamente la mitad. Es 32 hectáreas más grande que el Retiro y uno de los jardines más extensos de España.

En la parte norte, que es la que da al río Tajo, está protegido por un dique de piedra llamado Malecón de Solera, mientras que en su cara sur, lo limita una larga verja sobre un zócalo de piedra de Colmenar y pilares de ladrillos, ornamentados por artísticas piedras. El jardín destaca por su riqueza botánica, con gran variedad de especies de árboles diferentes que suponen su valor más importante, más que por su trazado. Se puede decir que son varios jardines en el mismo recinto.

La entrada principal está situada en la Calle de la Reina, justo detrás del Palacio de Godoy. Ésta dirige al Embarcadero, muy usado durante las estancias de los Reyes en Aranjuez, en las que organizaban paseos por el Tajo a bordo de lujosas falúas. Dichas embarcaciones se conservan todavía en el Museo de Falúas Reales o Casa de Marinos, que se encuentra al lado. En esa misma zona, al lado del Tajo encontramos un castillo inacabado, de piedra, que actualmente alberga un restaurante.

Encontramos en él las fuentes de Narciso, de los Cisnes y de Apolo así como el Estanque de los Chinescos, un lago artificial con tres islas, ornamentado con un templete de estilo griego, otro de tipo chinesco y un mausoleo de granito egipcio.

Muy cerca, se construyó una montaña artificial, la llamada Montaña Rusa, aunque su verdadero nombre es Montaña Suiza, coronada por un templete de madera, desde las cuales se pueden contemplar hermosas vistas de todo el jardín.

En su extremo oriental se encuentra la Casa del Labrador, con una importante colección de estatuas y relojes.

Datos para el Corredor/a.

Puedes compartir kilómetros con animales que viven en libertad en el Jardín, como faisanes, pavos reales, ardillas y otros animales similares.

En definitiva un entorno idílico y histórico, abierto al público todo el año de manera gratuita y que está considerado como el mejor escenario de España para la práctica de Running durante todo el año. Argumentos no le faltan por su belleza pero además el terreno es ideal y la diferencia de temperatura en pleno verano respecto a la de fuera del Jardín, que ronda 4/5 grados menos, así como su tupida vegetación que protege de las inclemencias del tiempo en invierno, sus largas calles, su perfil plano y sin obstáculos en el camino, hacen de este un lugar “infinito” con multitud de posibilidades, con circuitos que pueden repetirse o no, al antojo del Runner cada día del año y que siempre sorprenden.

Jardín del Príncipe