Otoño Running

¡Ya estamos en otoño! A punto de estrenar octubre y escuchando los mismos tópicos de cada cambio estacional “ya hacía falta” “no puedo aguantar tanto calor”, “ojalá llueva”, “viene bien para limpiar la atmósfera”... No sé si os pasará a vosotros, yo creo que es parte del obligado ejercicio que todos tenemos que hacer para adaptarnos al “preinvierno” que mucha gente teme. Y se teme más por sus días cortos y grises que afectan al ánimo que por las condiciones en las que practicar Running.

Hay excepciones, claro. Todo Runner experimentado estará de acuerdo en que otoño es una estación ideal que da oportunidades de practicar Running sin la asfixia añadida que supone salir a la calle con exceso de calor. Es cierto que metidos en invierno terminaremos echando de menos el sol, la playa o piscina, el ir descargados de ropa y, sobretodo, las vacaciones, pero el otoño no sólo es un cambio de estación sino la vuelta a la rutina en la que nos desenvolvemos con solvencia, en la que estamos organizados, dónde los horarios, las comidas, el sueño hace que nuestro cuerpo y mente se termine acompasando y funcione mejor.

El Runner lo agradece especialmente, ha estado un par de meses alejándose de las horas de calor, es decir levantándose temprano o acostándose tarde, para salir a correr un rato. Ahora hay que encontrar el hueco para salir a correr. Y sí, se puede. El día en otoño también tiene 24 horas. Debemos conciliar el horario familiar y laborales con la práctica de Running. Se trata de encontrar un mínimo de 2 o 3 horas a la semana, para empezar. No parece demasiado ¿no?

En otoño las temperaturas bajan pero de forma moderada –acaban de anunciar que será un otoño templado- y queremos rodar en lugares menos secos y polvorientos, sin la sobredosis de calor que desprende el asfalto y sin tener que huir de él.

Simplemente hay que tener en cuenta una pautas.

  • Realizar un buen calentamiento. Si con calor nos ponemos a tono en 10’ es recomendable doblar este tiempo con fresco y entrar más lentamente en ritmos intensos, es decir, debemos ser más progresivos con la intensidad o nuestro cuerpo ya se ocupará de avisarnos de algún modo.
  • Si necesitas motivarte ponte un objetivo diario. Al cumplirlo, cada día estarás más reforzado y te costará menos continuar. Puedes quedar con gente para correr, si no todos los días al menos uno a la semana. Te “obligarás” y podrás compartir tus sensaciones, algo que a todo corredor le gusta.
  • Escucha tu cuerpo cuando corras. Los efectos positivos del Running también tienen mucho que ver con la sensación de aislamiento durante el tiempo que dura el ejercicio. “Se te olvidan los problemas” dicen muchos Runners. Yo os aseguro que, si no se olvidan, se aprenden a analizar con más claridad. Hay quien encuentra esa “paz” y motivación escuchando su música favorita. Funciona, así que no tienes excusa.
  • No por llegar el otoño/invierno debemos descuidar la hidratación. Bebe agua y alterna con bebidas isotónicas.
  • En tu vuelta a la rutina ten muy en cuenta que el entrenamiento no se acaba cuando regresas de practicar Running. Cuida la alimentación. No te excedas en nada, come a diario fruta y verdura. Haz cenas ligeras y desayunos fuertes. Equilibra tu dieta.
  • Debemos seguir tomando precauciones con el sol, utilizando cremas protectoras antes de salir a correr y usando gafas de sol homologadas.
  • Si hemos estado parados en verano, paciencia, la temporada acaba de comenzar y hay multitud de objetivos y competiciones a las que acudir, pero sé flexible. Empieza despacio y cumple los requisitos de la readaptación antes de precipitarte y cometer errores que puedan llevarte a un mal entrenamiento o incluso lesiones.
  • Usa prendas técnicas adecuadas, a ser posible sin algodón para que no acumule el sudor y se haga incómodo. Ligeras, transpirables, cómodas y, si sales a correr con poca luz, que lleven elementos refractantes. Saca del cajón el gorro/gorra o guantes si hace demasiado frío y prueba prendas técnicas de compresión –perneras, manguitos, medias- que no sólo te ayudarán a evitar la fatiga muscular sino que abrigan, pudiendo evitar cargarte de otras prendas más pesadas y menos ceñidas al cuerpo.

Aprovecha este comienzo de temporada para ser metódico, reafirmarte en tus aciertos y hacer todo aquello en lo que relajaste la temporada pasada.

En definitiva, coge el otoño como una oportunidad. Un nuevo curso empieza, haz que sea como tú quieras.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Etiquetas: running, otoño

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar